Isabel Bernal Rosa

 

8 de febrero de 1935, San Sebastián, Puerto Rico

Isabel Bernal Rosa

Por treinta años Isabel Bernal fue la única mujer diseñadora en el taller de la División de Educación de la Comunidad (DivEdCo), trabajando con Lorenzo Homar, Rafael Tufiño, Antonio Maldonado y otros artistas puertorriqueños. 

Pintora, serigrafista, cartelista e ilustradora, nació el 8 de febrero de 1935 en San Sebastián, Puerto Rico. Fue la menor de cuatro hermanos, hija de Lorenzo Bernal Serrano e Isabel Rosa Medina. Bernal creció rodeada de montañas y verdor, paisajes que han sido protagonistas de muchas de sus obras. Sus primeras lecciones de arte y diseño las recibió en su hogar: observando a su madre crear monogramas aprendió de tipografía y, a la vez, aprendía sobre dibujo de su hermano mayor. Pronto comenzó a dibujar, mayormente en la escuela, durante clases.

Luego de terminar la escuela superior en San Sebastián Bernal decidió continuar sus estudios en Mount Mary College en Wisconsin. Ingresó en un programa de Economía Doméstica, aunque insegura de que ese fuera el camino para ella. Al ver que pasaba la mayoría de su tiempo en los salones de arte, e inclusive trabajaba como modelo para los cursos de dibujo, se transfirió en el segundo año al programa de Artes e Idiomas. Tomó cursos de historia del arte, dibujo, francés y aprendió la técnica de serigrafía, imprimiendo en tela. Al finalizar el segundo año decide regresar a Puerto Rico y continúa sus estudios en la Universidad de Puerto Rico (UPR). En la UPR tiene entre sus profesores al pintor Osiris Delgado y el diseñador Carlos Marichal. Allí comienza a pintar en óleo, mayormente paisajes puertorriqueños y retratos.

Al terminar el Bachillerato en Artes en 1956, buscando empleo, visitó la División de Educación de la Comunidad, agencia de gobierno conocida como DivEdCo. La División se había establecido como una agencia del Departamento de Educación en 1949 con la ayuda de los artistas Jack e Irene Delano. Mediante filmes, libros ilustrados y carteles la División pretendía informar y educar a la población rural de Puerto Rico sobre diversos asuntos: democracia, derechos humanos, salud, autosuficiencia, convivencia, entre otros. Empleaba a músicos, pintores y escritores. Los Delano habían dejado los talleres de la DivEdCo en manos puertorriqueñas en 1953 y el taller gráfico estaba dirigido por el artista Lorenzo Homar. Trabajaban además otros conocidos artistas puertorriqueños como Rafael Tufiño, Julio Rosado del Valle, Antonio Maldonado y Carlos Raquel Rivera.

Durante su visita a los talleres de la División, se le pidió a Bernal que realizara algún trabajo en el taller como prueba. Bernal recuerda que creó una postal navideña. Posteriormente, al abrirse una plaza, Bernal fue empleada, siendo la única mujer que trabajaría en DivEdCo después de Irene Delano hasta la disolución de la agencia en 1989.

Trabajando en la División, Bernal diseñaba carteles serigráficos anunciando eventos culturales, programas gubernamentales y los filmes que producía la agencia. Además, la División producía dos carteles navideños cada año, de los cuales Bernal diseñó ocho. Los carteles hacían uso generalmente de ilustraciones (rara vez de fotografías), con pocos elementos y colores, pero siempre muy llamativos.

Bernal además ilustraba para la serie de libros de DivEdCo titulada “Libros para el pueblo”, los cuales se ilustraban en colectivo. Trabajó en alrededor de quince libros y diseñó las portadas de tres: “Cuatro cuentos de mujeres”, “La esclavitud” y “Liderato”. Bernal podía exhibir diversos estilos en sus dibujos, pero mayormente utilizaba líneas finas y sueltas e incorporando diferentes escenas en una misma ilustración.

La naturaleza del taller de DivEdCo era de trabajo en colectivo, donde los artistas pudieran aprender unos de otros. Bernal expresa que sus mayores influencias fueron sus compañeros de trabajo: “Tufiño, Homar, Meléndez y todos los artistas de la División… A todos los ví trabajar en diferentes cosas y aprendí de todos ellos viéndolos trabajar.”(1)

A finales de los cincuenta, Bernal se casa con el pintor Domingo García y luego tiene tres hijos: René, Manuel y Verónica. Sale de la División durante un año para cuidar de ellos. Cuando regresa, y por el resto de la década de los sesenta, se aparta un poco de su usual estilo realista y experimenta con diseños geométricos, tipográficos y minimalistas. Años después se divorcia de García.

Mientras trabajaba en la División, Bernal continuaba pintando. Ya que el salario de la División era bajo, comenzó además a producir y vender serigrafías de sus pinturas, lo que la ayudaba a subsistir y mantener a su familia. En 1972 hace su primera y única exposición individual en la galería del Colegio de Ingenieros y Agrimensores de Puerto Rico. Ésta consistió de pinturas, dibujos y serigrafías, sin incluir su rica producción gráfica de la División.

Los finales de los setenta y la década de los ochenta fueron tiempo de mucha producción para la artista. Los carteles serigráficos estaban teniendo una gran demanda como piezas conmemorativas y de colección. Los carteles de Bernal formaron parte de diversas exhibiciones del cartel puertorriqueño y del cartel de DivEdCo como: El cartel en Puerto Rico 1946-85 (Museo de Historia, Antropología y Arte de la UPR, 1985), La estampa serigráfica en Puerto Rico: cuatro décadas (Museo de Historia, Antropología y Arte de la UPR, 1987), Carteles de Navidad 1950-1979 (El Museo del Barrio, NY, 1980) y Posters for Films (El Museo del Barrio, NY, 1987). Bernal además comenzó a recibir órdenes para trabajar por cuenta independiente. Trabajaba en estos encargos en las tardes, luego de salir de la División, en el taller de su amigo Wenceslao “Saso” García. Recuerda que el tiempo sólo le permitía imprimir un color por tarde, tomándose en ocasiones hasta seis meses en terminar una edición. Por estos encargos diseña carteles para el Festival de la Hamaca, las Fiestas de la Calle San Sebastián, la Feria Bacardí y otros eventos importantes de la isla. En estos carteles exhibe un estilo elaborado y elegante, y utiliza colores tenues. En 1987, en honor a la visita del rey Juan Carlos I de España, a Bernal se le comisionó el pintar un retrato del Rey que luego se le obsequió.

En 1987 Bernal se retiró de la División, dos años antes de que finalizara la agencia, en la cual ya se observaba un declive por razones de índole político. Al retirarse continuó diseñando carteles de forma independiente durante ocho años.

El pueblo de San Sebastián le ha rendido numerosos homenajes a Bernal. El más reciente consistió en una placa para la artista en la Plaza de la Identidad Pepiniana, un museo al aire libre en donde se encuentran más de cincuenta placas de personajes ilustres oriundos de San Sebastián (conocidos como pepinianos). A nivel isla se le han dedicado eventos como las Fiestas de la Calle San Sebastián y la Subasta de Arte y Compromiso, celebrada en el Museo de Arte Contemporáneo.

Hasta el momento se han contado 86 carteles diseñados por Bernal, dentro y fuera de la División. Actualmente éstos forman parte de las colecciones de carteles de diversas instituciones: el Museo de Historia, Antropología y Arte de la UPR; el Sistema de Bibliotecas de la UPR; el Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP) y El Museo del Barrio. Cinco de sus carteles forman parte de la colección de carteles del Smithsonian Institute.

La artista y diseñadora vive actualmente en Guaynabo, Puerto Rico donde disfruta de sus nietos y continúa pintando.

Alana Ortiz
Puerto Rico, 2013.

 

 



(1)     Isabel Bernal, entrevista con la autora, Guaynabo, PR, 6 de septiembre de 2012.