Lourdes Zolezzi Horiuchi

México, 1972

Con el espíritu en el muro

Conocí de cerca a Lourdes en Cancún, durante un encuentro de diseño organizado por la Universidad Lasalle en 2004. Ella le habló a los alumnos sentada en el escenario, mirándolos a los ojos y transmitiéndoles el entusiasmo y la convicción con la que entiende y encara su labor. En aquella oportunidad compartimos largas charlas sobre el diseño y la identidad. Lourdes es una oradora incansable, explica, replica y defiende sus ideales; incansablemente también diseña carteles.

De una paleta limpia y en colores generalmente planos o con patrones reconocibles y figurativos salen las ideas de Lourdes. Las imágenes que realiza son nítidas y directas pero nunca obvias. Cuasi minimal en su estilo, no es una exponente natural del abigarramiento que respira en la ciudad de México. Tal vez como antídoto a la exhuberancia cromática y compositiva, Zolezzi elabora destilados gráficos muy sintéticos, sus hombres, mujeres y niños son siluetas universales, garantía de la transversalidad de sus mensajes. Sin embargo algunas de sus propuestas son de un rococó contemporáneo y sumamente personal. Esto lo vemos en la loca línea que protagoniza el poster “Que bella es la vida! How beautiful is life!” realizado en el workshop de Mieczyslaw Wasilewski, 3er Encuentro de Diseño Gráfico en Guadalajara, 2000, o en las pequeñas flores del cartel para un concierto que estuvo inspirado en Iluvatar, el protagonista de la historia de Simarillion de Tolkien, que creaba el universo con la música (2001).

Formación y primeros pasos
Su primera formación en el ámbito de la gráfica fue por un regalo de su padre quien la envió al Instituto Lorenzo de Medici en Florencia, Italia, donde cursó materias de diseño gráfico y pintura durante 1991. Más tarde, cuando regresa a México ingresaría a la carrera de diseño de la comunicación gráfica en la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco (1993-1997). En su paso por la Universidad Lourdes se define como una estudiante normal aunque “un poco guerrillera” , dice: “si algo no me gustaba ideaba una manera para expresarme. Por ejemplo alguna vez organicé un performance para decir lo que no me gustaba del sistema educativo, tenía unos amigos que siempre me apoyaron en mis locuras. […] Durante mi estancia en la UAM, me marcó la clase de la maestra Ada Dewis, que daba semiótica y la de Andrés de Luna, con sus historias que hipnotizaban”.

Al año de egresar de la carrera entraría a formar parte del Departamento de Diseño y Prensa, Dirección de Comunicación Social del Concejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta). Allí llevará a cabo proyectos institucionales de carteles y otros soportes editoriales. Se enfocó al diseño de la sección infantil. El trabajo se realizaba a través de mini concursos entro los diseñadores que laboraban allí, pero después de ser escogidas varias de sus propuestas ya no tuvo que concursar. En el Conaculta descubrió el mundo del cartel e hizo proyectos como el Encuentro Nacional de Creadores ySolistas y bien acompañados.

Entre 2000 y 2003 fue directora de arte para dos agencias de publicidad: FBC World Wide-México y Betancourt Barba Beker Euro RSCG. Ese medio le permitió tener experiencias en el ámbito de campañas comerciales para clientes como Liverpool (tienda departamental), American Airlines, Saba Intima (toallas femeninas), Quesos Caperucita, Banco Santander. De esa época Zolezzi recuerda: “[en la agencia] trabajé de director de arte […] es un trabajo muy completo porque es un poco más amplio que solo el diseño, puedes trabajar para un anuncio de TV o para el diseño de una publicidad para revista […] hice mucha decoración para épocas particulares de la tienda [Liverpool], como Navidad, 16 de septiembre, etc.”.

Sin embargo, de forma paralela al trabajo asalariado, mantuvo una práctica profesional independiente en otras esferas de la comunicación gráfica. Entre 2000 y 2005 realizó proyectos de diseño e ilustrador para Papalote (Museo del Niño), la Compañía de Teatro Circo Raus, la Compañía de Daza Contemporánea Barro Rojo, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA), Coordinación Nacional de Danza del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), Fomento Cultural VITARS, The International Institute of Theatre (ITI UNESCO) y la Casa de la Sal. Sin duda será en este ámbito, el de la cultura, las artes y los proyectos sociales, donde Zolezzi se sentirá como pez en el agua, desamarrando ideas, uniendo ojos y corazones, trabajando con los extremos de la emoción y la piel: artistas y niños seropositivos.

“Israel Cortes, director de la compañía de teatro Circo Raus, me invitó ya hace unos años a participar en un proyecto en el albergue para enfermos terminales de SIDA Ermita Ajusco. Les hice una imagen para un programa piloto para el canal 22 […] terminé participando en un taller que culminaría en una obra de teatro en ese lugar. El tema era la muerte; se contaba un cuento de los hermanos Grimm (“Los 12 hermanos”). Había un enfermo de VIH que ya casi no podía sostenerse en pie, no sabíamos que hacer con él, pero al final terminó convirtiéndose en el personaje principal e la obra. Aún recuerdo la escena donde traía unas pelotas en las manos y poco a poco las dejaba caer, con un dramatismo tal que aún me estremece.”

La cosecha la propia siembra: reconocimientos y premios
El mismo año en que egresa de la universidad, 1997, Lourdes cosecha su primer reconocimiento en el terreno de la cartelística: recibe la mención honorífica del Primer Concurso Nacional de Cartel organizado por la Procuraduría General de la República y la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal son el tema: “La Prevención del Crimen”. En 1999 recibirá tres importantes galardones: el primer lugar en el concurso Presencia Nacional de Creadores, CONACULTA (Centro Nacional de las Artes, Ciudad de México); el primer lugar en el cuarto concurso nacional Los derechos de las niñas y los niños, con el tema: “A 10 años sobre la convención sobre los derechos del niño”, organizado por el programa de niños de Nacional Unidas (UNICEF), Desarrollo Integral de la Familia (DIF) y Comisión Nacional de los Derechos Humanos de la Ciudad de México, y el tercer lugar en la XI Edición delFestival Internacional de Cine del Valle de Aosta, Trofeo Stambecco d’Oro, con el tema “Animals and their envirorment. Look to the future, look after nature” patrocinado por el Proyecto Natura. Este último sería su primer reconocimiento internacional.

En 2001 Lourdes recibió el premio Philippe Apeloig en la segunda Exhibición Internacional de Cartel de Ningbo, China. Y un año más tarde, en 2002, obtuvo el tercer lugar en la V Computer Art Biennale. Rzeszów, Polonia; y dos reconocimientos en México el Premio Internacional a! Diseño y el Premio XII Premio Quórum del Consejo de Diseñadores de México, también en la categoría de cartel.

Publicaciones, exposiciones nacionales y conferencias
El trabajo de Zolezzi se publicado en diversas revistas y libros a nivel internacional: Leve Plakaten! / Celebrating The Poster!(Museo del Poster, Aarhus, Dinamarca, 2004); Diseñadores Internacionales. Periódico de la Sociedad de Diseñadores gráficos Iraníes JAHAT-E-ETELAE (No. 20, octubre 2003, Teherán, Irán); HOW International Design Annual (Revista HOW, Volúmen XVIII, N 2, abril 2003); Poster Show 7;Revista Designer (No 4, Moscú, Rusia, 2003) y Premio Internacional a! Diseño (Revista a! Diseño No. 63, marzo, Ciudad de México, 2003).

Zolezzi ha presentado su trabajo en forma colectiva en varias exposiciones nacionales como las que se realizaron durante 2004 en la Casa Universitaria del Libro de la Ciudad de México y la Galería del Sur en la UAM Xochimilco (“La Ilustración. La otra lectura”); la Casa de la Cultura Galería José Manso en Puebla, México (Re – Diseñando el SIDA); o en el Centro Cultural Casa Principal, Puerto de Veracruz cuando se llevó a cabo la exposición colectiva de carteles tipográficos de la Primera Bienal Latinoamericana de Tipografía Letras Latinas 2004 (“La tipografía. El lenguaje visible”).

Volando sobre la frontera: exposiciones internacionales
Su presencia en muestras internacionales arrancó en el año dos 2000 cuando participó en la Sexta Bienal International del Cartel de México (Museo Franz Mayer, Ciudad de México). Al año siguiente expondría en el Museo de Arte Moderno de Toyama, Japón (International Poster Tiennial in Toyama) y Galería de la Unión de Artistas de Sofia, Bulgaria (3rd International Triennial of the Stage Poster). En 2002 su trabajo sería exhibido en la Sala de Exposiciones de Arte de Rzeszów, Polonia; la Galería Bratri Capku de Praga el Museo de Artes Aplicadas y Galería Moravian ambos en Brno, República Checa; la Galería Stratford, en Canadá y el Museo del Cartel en Wilanow, Polonia. Entre 2003 y 2005 expuso además en Galería Jana Koniarka.Trnava, Eslovaquia; Milán, Italia; Moscow Central Artists Hall; el Centro de Diseño de Seongnam, Korea; el Salón de Exposiciones del Daily Building en Ningbo, China y el Departamento de Arte de la Universidad del Estado Colorado en Estados Unidos.

Lourdes ha presentado sus experiencias al público estudiantil en diversas oportunidades como por ejemplo: “Ante un futuro incierto, algunas experiencias en comunicación gráfica” (II Coloquio de Egresados Metropolitanos, Ciudad de México, 2001); Academia Sztuck Pieknych (Varsovia, Polonia, 2002); “Encuentro con el sentido” (Universidad La Salle. Cancún, México, 2003); En Busca de las Orquídeas Susurrantes (UNITEC. Ciudad de México, 2003); Ciclo de Conferencias: “Ensayo de diseño” (Laboratorio Arte Alameda, Ciudad de México).

Otros espacios del yo: gráfica e instalación
En 2004 junto con el escritor Blas Valdez, Zolezzi realizan una campaña de concientización y vinculación entre comunidad artística y las Organizaciones No Gubernamentales (ONG`s). Pecados Capitales invadió los espacios para carteles que están en los parabuses (usaron 300 paradas de colectivos o micros) de la Ciudad de México. Este proyecto tuvo una amplia repercusión social porque la crítica que de Pecados Capitales emanó se realizó por una variedad de artistas y en gráficas y plásticas completamente opuesta y al mismo tiempo complementarias. No solo participaron artistas gráficos sino que también estuvieron presentes los integrantes de Los Tigres del Norte, uno de los más populares grupos de música norteña mexicana; o el guitarrista urbano Jaime López, los escritores Eusebio Ruvalcaba, Guillermo Samperio y Alberto Chimal; y el actor Roberto Sosa, entre otros. El trabajo de Lourdes para este proyecto, sucinto y puntual como la mayoría de sus propuestas, alude al secuestro exprés. Por un impacto vital Zolezzi nos relata cómo ha encontrado en los carteles una forma de ser, sentir y curarse. A propósito de “Against violence to woman / Contra la violencia a la mujer” y “Que bella es la vida” explica: “Me hace feliz ayudar con la imagen a otras mujeres de otras realidades. He conocido muchas personas con este cartel, aunque viví cosas muy fuertes con las mujeres del movimiento Contra las muertas de Juárez, vi una realidad tan cruda que de otra manera nunca hubiera imaginado, después de que me secuestraron y me golpearon en un taxi lo viví más de cerca y lo entendí en toda su extensión. Con el cartel “Que bella es la vida” después de dos años del secuestro recobre las ganas de seguir adelante”.

Los intereses de Zolezzi son holísticos y, dentro de la propia gráfica, trascienden el cartel. Lourdes ha realizado litografía, esmalte, instalaciones y performances. Durante 2006 realiza la video instalación In vitro en sus tres versiones: Casa Vecina y el Elevador del Hotel Sheraton, ambos en el Centro Histórico, de la Ciudad de México y en el Centro Cultural Casona de Juárez, Acapulco, Guerrero. En In vitro se ve un sillón forrado de verde pastura inmerso en el espacio que enclaustra un cubo de cristal. Esta expresión artística tendrá su continuidad en 2007 cuando Lourdes produzca un portafolio de gráfica en la que echará mano de técnicas integradas mixtas: desde la foto manipulada digitalmente hasta el tradicional gofrado de esmalte a baja temperatura. Las representaciones que logramos captar son orquídeas enjauladas y cuerpos “enclipsados”. En palabras de la propia Zolezzi: “Esta es la imagen mítica narcisista, cuyo logro persigue el hombre incesantemente. La mirada del otro construye la propia identidad por reflejo, a través de él se reconoce uno a sí mismo y en ese juego se determina a sí mismo en una construcción desde el afuera.” Estas expresiones se vinculan directamente con su tesis de maestría en Artes Visuales, en la orientación de Gráfica, de la Escuela de Artes Plásticas de la UNAM, Academia de San Carlos, denominada La otredad como medio de expresión plástica, en México a finales del siglo xx. Una propuesta gráfica en torno a la otredad.

Lourdes crea y se recrea, Lourdes imprime espíritu en los muros.

Marina Garone Gravier. México, 2008.